Control de Seguridad Invernal

Yvette Koehorst/ December 15, 2021/ Arnott Europe

A medida que se acerca la Navidad, la temporada cambia de otoño a invierno. Con las temperaturas bajando, la temporada de invierno requiere un automóvil fiable para garantizar que usted y su familia estén seguros en las carreteras. Como preparación para el clima más frío, muchos propietarios de automóviles llevan su vehículo al taller justo antes de que comience el invierno para estar preparados para los períodos de frío y las alteraciones de las condiciones de la carretera. Una revisión de invierno gratuito es una buena manera de atraer clientes al taller y, por lo tanto, muchos talleres ofrecen este servicio.

Una tarea común durante esta revisión es cambiar los neumáticos por neumáticos de invierno, lo que proporciona más agarre y estabilidad en este período, a menudo más frío, de lluvia, granizo y nieve. Cambiar los neumáticos también es una gran ocasión para comprobar el sistema de suspensión neumática. Cuando se quitan las ruedas, es fácil y conveniente verificar el estado de los amortiguadores neumáticos, las balonas neumáticas y los amortiguadores como parte de la rutina de verificación invernal.

¿Qué revisar?

Es importante comprobar si todos los componentes siguen en buenas condiciones. Una charla informal con el propietario del automóvil ya puede revelar posibles problemas con la suspensión neumática. Podrías preguntar si el coche cae más de 2,5 cm durante la noche o si a veces el coche está más bajo en una esquina. Si el cliente ha notado estas cosas, es necesaria una inspección adicional.

Como ocurre con muchos componentes del automóvil, el clima influye en el funcionamiento y la vida útil de los componentes de la suspensión neumática. Si hay pequeñas grietas durante la revisión de invierno, es aconsejable recomendar el reemplazo de las balonas neumáticas. Explique al cliente que en temperaturas frías, la goma de la cámara de aire se vuelve un poco más dura y menos flexible. Dado que el caucho envejecido comienza a mostrar pequeñas grietas en el lado del pistón rodante, la temperatura fría podría darle el último empujón para estallar y dejar parado el automóvil.

Se puede encontrar una fuga rociando los componentes con una solución de agua y jabón. Si ve que aparecen burbujas, sabrá que hay una fuga. No obstante, manténgase alerta, no todas las fugas se

encuentran fácilmente. También se puede ubicar una fuga en el borde plegado de la balona, que no es visible a una altura de conducción normal. No olvide revisar los amortiguadores neumáticos y los amortiguadores para ver si hay fugas de aceite y óxido.

Inspeccione también el estado de la manguera de entrada de aire en el compresor. La combinación de temperaturas frías y vibraciones del compresor podría hacer que la manguera se agriete. Una manguera rota hace que el compresor succione humedad y suciedad en lugar de aire filtrado puro. Cuando pasa desapercibido durante demasiado tiempo, tiene implicaciones importantes en el funcionamiento del sistema de suspensión neumática. Demasiada humedad en el sistema puede causar oxidación y problemas en el bloque de válvulas cuando se congela. El bloque de válvulas defectuoso evitará que el vehículo se nivele y se mostrará un código de error.

Resultado

Aprovechar la oportunidad de revisar los componentes de la suspensión neumática durante una revisión de invierno o un cambio de ruedas beneficiará tanto al taller como al propietario del automóvil. Al realizar estas comprobaciones rápidas, el cliente puede estar seguro de que su vehículo es seguro de conducir y se pueden evitar daños consecuentes (costosos), como un compresor quemado.

El beneficio para un taller no solo es brindar un excelente servicio al cliente, sino también una posible facturación adicional. Por lo general, cuando hay un componente de suspensión de aire defectuoso, debe repararse para que el sistema funcione completamente y mantenga una conducción cómoda y segura. Encontrar una fuga durante el cambio de rueda significa que esta balona debe ser reemplazada, proporcionando al taller una facturación adicional. Por lo tanto, la próxima vez que haga un cambio de rueda, ¡revise los componentes de la suspensión neumática!